Una de las alteraciones cutáneas que más preocupan generalmente a nivel estético son las denominadas “manchas” y sobre todo preocupan más si son faciales, siendo éstas, motivo de numerosas consultas médico-estéticas.

Dentro de este grupo de “manchas” se encuentra una de las alteraciones de la pigmentación más extendida, frecuente y habitualmente difícil de tratar, el llamado “Melasma”.

Vamos a intentar conocer un poco más detalladamente que es, como se produce y como se trata dicha alteración cutánea.

¿Qué es el Melasma?

El Melasma es una alteración de la pigmentación cutánea que consiste en la aparición de manchas oscuras de color marrón o grisáceo-marrón, incluso algunas azuladas, generalmente en la cara y con una distribución característica en áreas expuestas al sol.

¿Cómo se manifiesta?

Se presenta en forma de manchas irregulares de color marrón, gris o, incluso, azulado, son asintomáticas, que suelen ser bilaterales y simétricas, afectando más frecuentemente a la cara.   

También puede aparecer en otras partes del cuerpo como cuello y antebrazos, pero es poco común en estas zonas.

En la cara (la zona dónde se observa con más frecuencia) se pueden definir tres tipos de patrones de presentación:

  • Centro facial (el más frecuente- aproximadamente 66% ) – frente, nariz, barbilla, zona supra labial y la parte central de las mejillas.
  • Malar ( aprox. 20%)- mejillas y nariz.
  • Mandibular (aproximadamente 15 %) – área mandibular.

¿A quién afecta?

Suele afectar principalmente a mujeres jóvenes y de mediana edad (90%) y rara vez se presenta pasada la menopausia. También puede afectar a hombres, pero es muy poco frecuente.

Existe una mayor predisposición a presentar dicha alteración pigmentaria en pacientes con tipos de piel determinados,  lo que conocemos como foto tipos, en concreto los que son de tipos III – IV de la clasificación de Fitzpatrick. En estos tipos de piel estarían incluidas las mujeres Asiáticas, Latinas / Hispanas, Afroamericanas, Hindúes, Oriente Medio, Norte Africanas o las Mediterráneas.

También sabemos que va a ser más frecuente en las familias que tengan mezcla interracial o interétnicas y que existe una predisposición genética de los pacientes afectados por esta alteración.  

¿Causas del Melasma?

Las causas del melasma aún no están completamente claras, pero existen múltiples factores que pueden estar implicados en su desarrollo:

  • Predisposición genética
  • Exposición a la luz ultravioleta y solar
  • Factores hormonales: anticonceptivos (niveles de estrógenos), embarazo (niveles de progesterona )
  • Posibles factores cosméticos, causando algún proceso irritativo o alérgico
  • Fármacos

En muchos casos, pueden coincidir varios factores, que hacen que se mantenga el proceso de forma prolongada en el tiempo. Puede desaparecer o mejorar durante el invierno y volver a salir en verano, después de una exposición solar. En algunos casos su inicio puede coincidir con el inicio de un tratamiento anticonceptivo o durante el embarazo. Pero en más del 50% de las mujeres no se demuestra ningún desencadenante claro.     

Pero lo que conocemos a nivel celular, es que los melanocitos van a producir más melanina y que otras células de la matriz del tejido conectivo como son los fibroblastos también van a aumentar la melanogénesis o formación de melanina.

Así mismo, va a existir un componente vascular relacionado con la intensidad de la pigmentación ya que encontramos un aumento del número y del tamaño de los vasos a nivel epidérmico en este tipo de patología.

¿Cómo se trata el Melasma?

El tratamiento del melasma se basa principalmente en conseguir un blanqueamiento de las lesiones, aunque es importante saber que existe una importante tendencia a las reincidencias. Por lo tanto, necesitamos tratamientos que nos aclararen las manchas, que el resultado conseguido sea los más bueno posible y que se mantenga en el tiempo.  Suelen ser tratamientos a largo plazo.

Cualquier tratamiento que realicemos se va a basar en dos premisas:

A) Prevención:

  • Evitar al máximo la incidencia directa del sol o los sistemas lumínicos que induzcan un aumento de las lesiones.
  • Filtros solares de alta protección (superiores a un FP 50), tanto en verano como en invierno. Es importante el tomar conciencia que si decidimos realizarnos un tratamiento para el melasma los filtros solares van a ser nuestros compañeros de viaje.

B) Tratamiento para conseguir el blanqueo o eliminación de las lesiones:

  • Mediante la aplicación de fármacos que van a inducir una inhibición de la producción de melanina. Estos se podrán aplicar de forma tópica mediante cremas o geles que combinan diferentes elementos activos.
  • También se utilizan los peelings químicos que combinan los productos anteriores con queratolíticos como al ácido glicólico o el ácido salicílico entre otros.
  • Otra de las opciones empleadas para el tratamiento del melasma es la terapia con láser. El tratamiento con láser de las lesiones pigmentadas está basado en el principio de la foto termólisis selectiva con lo que se destruirá la melanina de forma selectiva, al ser el pigmento oscuro el objetivo diana del láser.

Los láseres más empleados para el tratamiento de las hiperpigmentaciones como el melasma son los siguientes:      

  • IPL (Luz Pulsada Intensa)
  • Laser colorante pulsado (510 nm)
  • QSwitched de doble frecuencia Nd: YAG (532 nm)
  • QSwitched Rubí (694 nm)
  • QSwitched Alejandrita (755nm)
  • QSwitched Nd: YAG (1064 nm)
  • Incorporado recientemente el Nd:Yap (1340 nm) fraccional no ablativo

Pero que ocurre habitualmente. Si aplicamos solamente los peelings químicos, los resultados probablemente van a ser bastante sutiles o poco visibles.

Si aplicamos solamente terapia láser, la piel puede presentar diferentes grados de lesión y provocar una recidiva de la pigmentación cuando el paciente se exponga de nuevo al sol.

Si utilizamos laser o LEDS + Drug Delivery (se trata de utilizar el láser o la luz led para vehiculizar la penetración cutánea de fármacos), los resultados probablemente también serán muy sutiles.

Por lo tanto, decidimos utilizar, en una misma sesión, la combinación de todos estos tratamientos:

  • 2 ó 3 tipos de láser diferentes
  • Drug Delivery
  • Terapia con LEDS
  • Peelings químicos

Protocolo de tratamiento

Como realizamos esta terapia combinada paso a paso:

  1. Aplicamos en primer lugar el láser Q-Switched Nd:Yag 1064 nm fraccionado. Inmediatamente después aplicamos el láser de Nd:Yap 1340 nm fraccionado. Las dos aplicaciones se realizan en toda la cara del paciente.
  2. Tanto el láser Q-Switched Nd:Yag como el Nd:Yap 1340, tratan la melanina epidérmica como la dérmica de las lesiones.
  3. Si es necesario, en caso de existir un componente vascular en el área de las manchas, se aplicaría un láser de Nd:Yag 1064 nm de pulso largo. Lo aplicamos con energías muy bajas y solo para tratar unos pocos vasos por sesión.
  4. Después de los láseres, aplicamos Ácido Tranexámico o Vit. C que son utilizados como Drug Delivey.
  5. Aplicamos la luz LED roja y verde para optimizar la vehiculización de los fármacos (Drug Delivery), y reducir la moderada reacción inflamatoria que pueda producirse.
  6. Finalmente aplicamos una capa de peeling químico con Ácido Retinoico + Ácido Kójico + Ácido Láctico, que sellará el tratamiento y no deberá retirarse en unas 6 horas.
  7. Se recomiendan, dependiendo el caso, de 1 a 3 sesiones, que realizaremos separadas 1 mes entre ellas.

Protocolo de post tratamiento

  1. Los pacientes deben usar protección solar alta todos los días y evitar durante el tratamiento la exposición solar lo máximo que les sea posible.
  2. Los principios activos despigmentantes deben seguir utilizándose por la noche de forma prolongada.
  3. Una vez conseguida la mejora de las lesiones se recomienda realizar sesiones de mantenimiento, bien con Q-Switched Ny:Yag 1064 nm o con LEDS + Drug Delivery, 1 sesión x semana durante 2-3 meses.

Recuperación e incorporación a vida diaria

El tratamiento produce baja irritación de la piel de la cara, suele existir ligero enrojecimiento o eritema que se recupera en 24 horas.

Reincorporación rápida a la vida diaria al no producirse heridas, ni quemaduras, ni aparición de costras en la cara.

Realizando el protocolo de tratamiento indicado podemos mantener las lesiones del melasma controladas durante varios años.   

Si crees que este tratamiento es para ti, pide tu cita.